lunes, febrero 23, 2009

Paradojas



video

Leer más...

lunes, febrero 09, 2009

Un método desarrollado en Israel mejora el potencial cognitivo




Nora Bär
LA NACION

La inteligencia es un estado que puede ser alto, bajo o moderado, pero que, esencialmente, puede ser modificado. La inteligencia no puede existir sólo para una elite. La inteligencia puede ser enseñada.

Estas premisas guían el trabajo del Centro Internacional para el Mejoramiento de la Potencialidad de Aprendizaje, de Jerusalén, creado por el doctor Reuven Feuerstein, y en el que el doctor Louis Falik, psicólogo clínico y profesor de la Universidad del Estado de San Francisco, Estados Unidos, es coordinador de entrenamiento y desarrollo.

"Ni la predisposició n genética ni el ambiente en el que crecemos tienen la última palabra. Todos los seres humanos pueden desarrollar su inteligencia si tienen ánimo de superación y ejercitan su cerebro", dice Falik, un referente mundial en la teoría de la "modificabilidad estructural cognitiva" y en el programa de "enriquecimiento instrumental" . Ambos fueron desarrollados por el doctor Feuerstein, traducidos a 17 idiomas y aplicados en más de 70 países, entre los que se encuentra la Argentina.

Falik acaba de pasar por Buenos Aires, donde se reunió con especialistas del gobierno de la ciudad y del Hospital Italiano, y dio una conferencia en la AMIA.

-Doctor Falik, ¿qué se entiende por "mejorar el potencial de aprendizaje" ?

-Estamos viviendo una revolución en las neurociencias. Sabemos ahora cosas del cerebro sobre las que especulamos durante muchos años. El profesor Feuerstein y otros neurólogos sugirieron que si uno puede cambiar el comportamiento, también tiene que estar cambiando el cerebro. Ahora lo sabemos: el cerebro cambia. También sabemos que tiene la cualidad de la adaptación. Probablemente sea el más plástico de nuestros órganos.

-¿Cómo se pueden modificar las capacidades individuales?

-Tenemos un programa de intervenciones, una serie de materiales llamados "enriquecimiento instrumental" . En la Argentina están usando este programa con chicos y adultos. Es posible mejorar el potencial cognitivo de todos. Sin importar la gravedad de su discapacidad ni sus diferencias culturales ni la edad en que comienzan.

-Cuando dice "todos", ¿a qué se refiere: a que cualquiera puede llegar a la altura de un Einstein?

-Frecuentemente nos preguntan eso. ¿Pueden convertir a un tonto en un Einstein? Bueno, la respuesta es que no. Pero el profesor Feuerstein lo ve de otra manera: podemos mejorar sustancialmente la calidad de vida de las personas con capacidades diferentes, elevar su nivel de funcionamiento para que estén en condiciones de hacer contribuciones significativas a su comunidad, a su sociedad.


-¿Cómo?
Podemos, por ejemplo, tomar personas que sufrieron un accidente cerebrovascular (ACV) y ayudarlas a recuperar su lenguaje, sus funciones. Y debo decirlo, aunque es controvertido: tenemos personas que han tratado los grandes expertos del mundo, en Harvard, en la Sorbona, y a los que les han dicho: "No, no, usted perdió mucho; es muy tarde", que después vienen a nosotros, y con trabajo muy duro empiezan a recuperar sus funciones. Si uno está dispuesto a invertir energía, tiempo y tecnología, logra cambios. Se necesitan tres años de trabajo muy duro; me refiero al tipo de trabajo que muchos profesionales no están dispuestos a hacer, porque piensan que es muy costoso o porque creen que no tienen los recursos. Tenemos el caso de un arquitecto que había sufrido un ACV y al que le habían dicho que no había esperanzas y, sin embargo, después de varios años de trabajo, está rediseñando nuestro edificio. ¿Ahora se nota que tuvo un ACV? Sí. ¿Habla más lentamente? Sí. ¿Hay momentos en que le cuesta encontrar un concepto? Sí. Pero ha recuperado su vida.

-¿Hay una ventana de oportunidad para mejorar el potencial de aprendizaje de una persona?

-Esa es una pregunta muy importante. Cuando estudiaba psicología, hace 40 años, e incluso más recientemente, aprendíamos que había un período crítico y que si el cambio no había ocurrido antes de que se terminara, había muy poco por hacer. Ahora sabemos que no hay período crítico. No hay un punto en que el individuo deje de tener la posibilidad de ser modificado. Los seres humanos somos modificables a lo largo de toda la vida.

-¿Trabajan, por ejemplo, con pacientes con Alzheimer?


-Sí.

-¿Pueden detener el avance de la enfermedad e impedir el deterioro de la memoria?

-Tenemos menos investigaciones específicas en esa población, pero somos muy optimistas porque nuestra experiencia indica que uno puede ya sea restaurar las funciones perdidas, hacer más lento el deterioro o construir nuevas funciones que no estaban allí previamente. Es muy similar a trabajar con niños que tienen daños cromosómicos o retrasos en el desarrollo. O con personas sanas, para mejorar su potencial cognitivo.

-¿Y con chicos con síndrome de Down?


-Fueron los primeros en los que el profesor Feuerstein demostró sus técnicas. En realidad, no: los primeros fueron los sobrevivientes del Holocausto. Pero Feuerstein probablemente sea el experto más conocido del mundo en síndrome de Down. Tenemos chicos que están yendo a la universidad. Empezó a trabajar con estos chicos porque hay una diferencia cromosómica. Y dijo: "Si puedo mostrar que una persona con una diferencia cromosómica puede mejorar sustancialmente su capacidad de aprendizaje, no habrá discusión".

-¿Cómo hacen para "modificar la inteligencia" ?


-Identificamos la naturaleza de las funciones cognitivas que deben mejorar y luego planteamos actividades muy sistemáticas, con gran repetición, con exposición intensa. Podemos hacerlo en grupos o individualmente. . Lo que hizo Feuerstein fue desarrollar esta serie de tareas, de materiales; un programa. Tienen que ver con la construcción de la función cognitiva. Algunas desarrollan la percepción; otras, el lenguaje; otras, la orientación espacial...

-¿Utilizan ejercicios matemáticos?


-No. Y aquí hay una distinción muy importante: no enseñamos contenidos académicos, sino los componentes fundacionales que llevan a la habilidad para hacer matemática, que conducen a la habilidad de escribir o leer, pero no enseñamos lectura o escritura. Sin embargo, cuando hacemos investigaciones controladas, vemos que los estudiantes que pasaron por estos cursos tienen mejor rendimiento académico.

-Usted afirma que personas con problemas graves pueden mejorar su rendimiento. ¿Y los que tienen un rendimiento considerado normal?

-Absolutamente. Hay muchas, muchas personas que quieren mejorar sus niveles de funcionamiento y pueden usar esta técnica. Es como ir al gimnasio. Un gimnasio para el cerebro.

Leer más...

Por qué los padres deben vencer el temor a la inseguridad


Los chicos y la escuela de la calle. El pedagogo italiano Francesco Tonucci sostiene que el gran problema con los niños no es la falta de límites sino el exceso de control y vigilancia paterna. La necesidad de políticas públicas que favorezcan la autonomía infantil. Diversión segura. El experto dice que los chicos siempre van a elegir jugar con otros chicos antes que quedarse en la casa.

Francesco Tonucci nació en Fano, Italia, en 1941. Se diplomó como profesor en 1958 y, en 1963, se graduó en Pedagogía, en la Universidad Católica de Milan. A los 28 años recibió su primera distinción en ese campo y comenzó a satirizar la realidad de la escuela a través del seudónimo “Frato”. Como Frato dibuja unas preciosas historietas en las que el niño y la educación suelen ser los protagonistas.

“Estamos viviendo un conflicto entre los hijos y sus padres”, dice el pedagogo italiano Francesco Tonucci. El desborde generacional no es nuevo. Pero, a contramano de las voces que reclaman padres con mayor autoridad y que les impongan más límites a los tiranos de sus hijos, Tonucci propone chicos sueltos y padres que les permitan jugar sin tener el ojo encima de ellos. “Hay que dejar que los niños jueguen libremente”, reclama. Pero Tonucci no es sólo un académico que reflexiona sobre la infancia, un escritor que escribe –su libro más emblemático es Cuando los niños dicen ¡basta!–, un dibujante que ilustra –con el sinónimo de Frato– sino que es un motor de políticas públicas para desencadenar a los chicos de la idea de educarlos (casi) con correa.

“Los niños son desaparecidos de la calle. Ellos no quieren recibir tantos juguetes, sino salir de casa y jugar con amigos. Los adultos deberían dejar de pagar por su culpa y permitir a los niños jugar”, subraya Tonucci. El pedagogo viajó a la Argentina para anunciar que el proyecto “La ciudad de los niños”, que ya se realizó en Rosario y se va a extender a toda la provincia de Santa Fe. “El objetivo es generar cambios reales con la idea de que una ciudad adecuada a los niños es una ciudad mejor para todos”, explica.

–¿Cómo funcionan las ciudades de los niños?
Francesco Tonucci nació en Fano, Italia, en 1941. Se diplomó como profesor en 1958 y, en 1963, se graduó en Pedagogía, en la Universidad Católica de Milan. A los 28 años recibió su primera distinción en ese campo y comenzó a satirizar la realidad de la escuela a través del seudónimo “Frato”. Como Frato dibuja unas preciosas historietas en las que el niño y la educación suelen ser los protagonistas.
–Hay una participación concreta de los niños, no para ver cómo funciona el Concejo Deliberante, sino para que ellos propongan políticas públicas. Por ejemplo, un niño dijo en una reunión “los adultos nos ofrecen todos espacios iguales, con los mismos juguetes, y es como ver la misma película todos los días, sin sorpresas”. Esa frase contiene una idea muy profunda: los niños no deberían tener espacios para ellos sino usar todos los espacios. Otro chico dijo: “Hay que poner matorrales para que podemos besarnos a escondidas”. Los espacios de los niños tienen que permitir la intimidad del juego, que no significa hacer cosas raras, sino jugar a la mamá en un rincón, por ejemplo. Pero eso no se puede hacer en una plaza donde hay polvo y ruido y columpios y toboganes.

–Pero las plazas son los espacios urbanos asignados para la diversión infantil.

–Los niños contaron las características que tiene que tener una plaza para ser buena: 1) debe ser un espacio compartido, no exclusivamente infantil, 2) no hace falta que haya policías, 3) no deben tener padres, y 4) no deben ser demasiados seguros.

–La falta de seguridad y la ausencia de los padres van a contramano de los reclamos de mayor presencia adulta y más seguridad.

–Los adultos tienen como objetivo el control y la vigilancia. Y el juego necesita un componente de riesgo, aunque sea pequeño, que los adultos no pueden permitir. El cambio profundo es que mientras que, hace 30 años, los adultos no estaban y los niños se aprovechaban de esta ausencia para crecer, hoy los niños viven todo el tiempo frente a adultos que tienen como papel vigilar, enseñar o animar.

–En el imaginario se piensa que las madres actuales dejan demasiado solos a sus hijos.

–Es cierto que antes las mamás se quedaban en casa, pero los hijos no. ¿Quién podía tener un niño parado en casa por más de 15 minutos cuando no había televisión? Antes, quedarse en casa era un castigo.

–¿Cuál tendría que ser el rol de los padres?

–Un niño de Rosario dijo: “Los padres pueden ayudarnos, pero de lejos”. Estamos viviendo un conflicto entre los hijos y sus padres, porque los niños piden salir de su casa y jugar, y los padres vigilancia y lugares protegidos. La política, lamentablemente, se pone siempre del lado de los padres. Por eso, estamos pidiendo que los políticos acepten ponerse del lado de los niños favoreciendo su autonomía, por ejemplo, armando caminos para que puedan ir a la escuela solos. Si los niños van a la escuela sin adultos corren, juegan, hacen bromas, se divierten.

–¿Los chicos quieren salir o quedarse jugando en la compu y mirando televisión?

–Las investigaciones hechas en Europa y Estados Unidos demuestran que los niños piden, siempre, jugar con otros niños. La permanencia de los niños frente a la televisión es muy peligrosa, no por los contenidos –yo confío mucho en la capacidad crítica de los niños– sino por lo que la televisión impide. Los niños son perezosos y engordan y la obesidad infantil va a ser el gran problema de salud de los próximos años. La causa es la inmovilidad de los niños.

-En España piden más clases de educación física para frenar la obesidad infantil. ¿Está de acuerdo?

–No, los cursillos de gimnasia no son suficientes para adelgazar. Hay que dejar que los niños jueguen libremente. En el curso del fútbol los niños no se mueven como quieren, sino como les dice el entrenador. Los niños han desaparecido de la ciudad y tienen que recuperarla.


Fuente: Por Luciana Peker, para Diario Crítica Digital

(Crítica Digital.com.ar)

Leer más...

domingo, febrero 01, 2009

Hombre de Acero


Esta historia es de un padre australiano que realizaba año tras año el Ironman de Australia, y su mayor ilusión era competir al lado de su hijo dicha prueba, el cual - y por desgracia - nació con parálisis cerebral.

El australiano nunca vio la situación de su hijo como obstáculo y entrenó muy fuerte - junto con su hijo varios años hasta que llegó la hora.

El australiano de unos 60 años inscribió a su hijo y a él mismo al Ironman de Australia.

Esta es una prueba para gente grande.... realmente gente con mentalidad ganadora, ejemplar, y con convicciones fuertes, y terminar un Ironman es algo fuera de este mundo....

Para darles una idea, la prueba esta compuesta de tres partes comenzando casi siempre al amanecer:

  1. Nadar en el mar, o en un lago un tramo de 4 kms (con el frío de la mañana).
  2. Salir de nadar y tomar la bicicleta de ruta y recorrer un trayecto de 180 kms ininterrumpidos, con subidas y bajadas muy pesadas.
  3. Terminando la ruta de bicicleta, se acaba la prueba con un maratón de 42.5 kms, que es una prueba extremadamente agotadora tanto física como mental.

Los campeones del mundo lo hacen en 8 horas 15 minutos aproximadamente.

Uno de los tantos que compitieron, un mexicano, terminó el pasado fin de semana su primer Ironman de Australia con un tiempo de 12 horas 8 minutos ininterrumpidos, y terminó el evento.

El australiano de la historia terminó en casi 17 horas, donde las autopistas, circuitos, etc. son cerrados para el transito de los lugareños y continuar la vida como cualquier otro día, pero en este caso, al ver la prueba y quien la estaba ejecutando, la dejaron cerrada hasta que la terminaran por completo, ¡y se hizo de noche!

Lo mas bonito y sorprendente de esta persona, y de las que hacen este tipo de eventos, es que son personas mas fuertes mentalmente que físicamente, y logró terminar con su hijo.

Es realmente motivante y fuerte.

Quiero compartir este regalo, porque realmente es un video fuerte, de mucho empuje. Espero que lo disfruten: Es un ejemplo de VIDA.

video

video

Leer más...